Historia de la Paella

Nos encanta de todas las maneras, aunque la de nuestra madre, siempre será la mejor…no podría decir lo mismo de la de mi suegra. No hay nada  gastronómicamente hablando tan rico, como la paella, donde el arte, el amor y un poquito de paciencia dan como resultado uno de los platos españoles más internacionales del mundo. Pero… ¿Sabes cuándo nació este maravilloso plato? Pues ahora te lo contamos.

La paella, como mucho de los mejores platos de España, surgió en las zonas campesinas entre los siglos XV y XVI, por tener la necesidad de realizar una comida fácil que aportaba energía para seguir con el trabajo duro en el cultivo del arroz, sobre todo en el área pantanosa de Valencia. La forma de cocinarla era sobre una candela” fuego abierto “ a base de ramas de naranjos,  donde se ponía la sartén con aceite de oliva, carne, verduras frescas y azafrán y de donde comían directamente con una cuchara.  Allí empezó todo.

En las primeras paellas, y aún hoy en día, no es raro encontrar conejo, pollo, pato o caracoles. La paellas de marisco se desarrollaron mucho más tarde, así como la rica paella mixta (carne y pescado). Todo el mundo en general, tiene una idea sobre lo que debe o no debe estar en la paella auténtica, pero las recetas de paella también varían mucho de una región a otra.

Al utensilio que se utiliza para cocinar se la llama  sartén o paella o paellera, dependiendo de la zona de España. Está fabricada en un metal fino de acero y es redonda  de 1 diámetro mínimo de unos 30 centímetros y no muy honda, con unos bordes de 7 o 12 centímetros, en función a su diámetro. Es simplemente o complicadamente una sartén a la que se le ha suprimido el mango y en su lugar se le han fijado dos asas, para que soporte el peso del guiso.

Si deseas conocer más sobre este delicioso plato, y disfrutar de una divertida clase de cocina, recuerda que tenemos nuestra Clase de Paella varios días a la semana en tu hostel favorito de Sevilla, Sevilla Inn Backpackers.